miércoles, 1 de octubre de 2008

EN CASO DE CRISIS, CONSULTE CON EL FARMACÉUTICO

Abro un nuevo documento de iWork para escribir una actualización y lo cierto es que no tengo nada en la cabeza, salvo el soniquete de los informativos (tengo la tele puesta) sobre la crisis, el desplome de las bolsas, la bacarrota de muchos de los bancos, el incremento del paro... en fin, el tema de moda, la puñetera crisis.
Pero mientras ojeaba esta mañana desde mi iPod a los odiosos del cliché y gracias a ellos me entero que la drogata esa de Britney Spears graba un nuevo disco, que se llama Mariconizate o algo así y junto a sus horribles páginas me bombardea la publicidad. Dicen, y esto ya lo he dicho en otras ocasiones, que en tiempos de crisis algunos de los valores seguros por los que apostar son la pornografía, el juego, el alcohol... vamos los vicios en general, y yo no voy a poner en duda lo que unos señores sociólogos dicen, pero desde luego lo que ni se me ocurre poner en duda, es que la publicidad, que desde sus inicios, siempre corre a la misma velocidad que nuestra sociedad, es un testigo fiel y de fiar de los movimientos de nuestro entorno.
La televisión junto con internet son los medios más eficaces para una buena publicidad, y eso, claro está, pone en funcionamiento los engranajes perfectamente bien engrasados de la fructífera maquinaría de esta industria. La publicidad nunca entra en crisis, en épocas de crisis nos informan de lo baratas y ventajosas que se están algunas cosas y en épocas de crecimiento, nos incitan al consumismo, con lo cual, es un valor siempre seguro.
En estos tiempos la publicidad es un medio muy importante para fidelizar clientes y captar a incautos que quieren consumir como si la crisis no existiera. Una buena muestra es ojear un poco la publicidad actual y vemos como las tres Bes de siempre se cumplen a la perfección, Bueno, Bonito y Barato.

En otros tiempos los bancos te ofrecen televisores de plasma por domiciliar tu nómina, cafeteras, vajillas, viajes o cristalerías por el simple hecho de entrar en sus oficinas, y ahora, ni cortos ni perezosos te piden dinero.... a ellos les falta, y nos bombardean con nuevos e increíbles fondos de inversión (trampa) para que los pocos dineros que los españolitos tenemos dejen de rentar en seguridad debajo de nuestros colchones y pasen a rentar intereses en sus arcas.

ING Direct, ahora tiene en la tele un anuncio que te invita a nominarte y te ofrecen VISA gratis, 0 comisiones, y no se cuanto de interés TAE, toda una oferta para que piquemos y obtengamos una VISA, con lo que eso supone y nos gastemos el dinerito que aún no tenemos.


Cada vez pienso más firmemente que Caja Madrid tiene algo que ver con Esperanza, es verde y no hace más que mentir en sus publicidades, en este dice una verdad como un templo, el dinero nos trae la felicidad, pero desde luego si lo guardas en Caja Madrid, no te traerá más que comisiones.


Si los verdaderos artífices de la crisis son los bancos, las verdaderas y verdaderos sufridores somos los ciudadanos de a pie, que vamos al mercado todos los días, y tenemos que luchar con el precio de las cosas. Las agencias de marketing no han tardado en comunicarnos lo barato que está todo ahora en las grandes superficies.


No creo que nadie tenga la necesidad ahora de comprarse un ordenador, pero si Carrefour intenta vendérnoslo con esta publi, lo lleva claro. Además está caro.




Este anuncio es tan lamentable como todos los que la factoría Pascual pone en antena, hechos por becarios en prácticas, porque anunciar unas naranjas tiene mucho arte, pero como ejemplo de lo que digo es válido. Sin lugar a dudas bajar al supermercado en esta época se está transformando en una dura tarea, los precios de todo son elevadísimos.

La crisis se está dejando notar en todos los ámbitos económicos, y los empresarios ya están poniendo el grito en el cielo, los primeros, los fabricantes de coches. Las automovilísticas están notando una bajada del 30% en las ventas de automóviles y en especial aquellos que son de lujo o industriales. Hoy la noticia era matizada en Telemadrid con un:” en Madrid la venta de automóviles se mantiene”, eso claro está es porque nos regenta la Esperanza.
Los anuncios de coches no desaparecen de las pantallas españolas, pero si que sufren una ligera modicicación, ya no se trata tanto de mostrar lo bueno y bonito que es el coche, ahora se lleva más enseñar al posible cliente, lo bien que te lo financian, lo cual no quiere decir que sea barato, pero al menos, se lo curran y hacen anuncios chulos.


Queda claro que son 15.000 €, no??


Los coches siempre han sido un referente en cuanto a marketing se refiere, las empresas publicistas se afanan siempre mucho en realizar buenos anuncios, ya que después de una casa, el coche es una de las compras más importantes que realizamos.
Pero estos anuncios me sirven para comparar el antes y el después y como en otras épocas, en las que también éramos pobres, el dinero daba para más, para mucho más y se vivía mejor.


Un coche nuevo por aquella época (1987) constaba 970.000 ptas, o lo que es lo mismo 5820 €. Por aquella época mi padre ganaba en torno a las 120.000 ptas y no éramos ricos... pero con un sueldo así, uno se compraba un coche, a plazos, pero lo hacía y en el banco no le miraban con cara rara como diciendo: “¿y este pobre desgraciao con esta mierda de sueldo donde va a comprar nada”?. 
Hoy en día hay mucha gente que sobrevive con 900 €, y jamás se plantearían con ese sueldo, pagas a plazos un coche que costase 5820 €, en caso de que algún coche nuevo costase ese dinero, cosa que es absolutamente improbable, ya que de los 12.000 o 15.000 € no bajan.

Las farmacéuticas también hacen acto de presencia en la televisión en esta época de desaceleración, ya que los quebraderos de cabeza que el dinero nos causa, nos producen fuertes dolores de pelota, y ya aprovechando que llega el invierno te meto un antigripal.



Y ya que estamos, para superar esto vamos a necesitar mucha energía, así que si entre anuncio de banco y banco, cuelo una bebida energética, lo mismo genero la necesidad de que los pobres sufridores beban Red Bull, para afrontar con energía la que se nos cae encima.

En cualquier caso, con crisis y sin ella, lo que más nos gusta es consumir y pudiendo más o pudiendo menos, consumimos igual, y eso es lo que nos hace tan particulares a los españoles.

La cosa está chunga, eso no lo podemos negar, pero como en todas las económias pasa, y esto es cíclico, cada ocho años sufrimos una crisis, y lo mejor es sobrellevarla. 

Consejos??, no sé ninguno, pero escribir en un blog es una buena medida, mientras lo hago no estoy consumiendo cañitas en el bar a 1,20 € la cañita, que ya está bien.

Pero también queda un remedio infalible para pasar esta crisis y todas las demás que se nos vengan encima. Jugar a la lotería.



Y para los que tuvimos una PYME, para los que la tienen y para los que la tendrán, aquí dejo este videoblog que explica a la perfección lo difícil que es en España tener una empresa y que Hacienda se considera otra socia más, de hecho la más importante, para exigir y demandar a tiempo y con firmeza tantas cosas como exige.
Montar una empresa en época de crisis no es en absoluto recomendable, no lo digo yo, lo dice Pedro Solbes, pero para los incautos que os atreváis a ello, aquí hay unos consejos muy buenos.
(NOTA PERSONAL): Para todos aquellos que aveces me preguntáis por qué cerré mi estudio, este señor guapísimo y argentino, os lo explica detalladamente.



Afrontar una situación como esta no iba a ser fácil, pero ya se sabe a mal tiempo buena cara y buen currículum.

A más ver

Joserra.

PD: Luismito, Sandra, Anibal y Álvaro, un auténtico placer este fin de semana en Ronda, he descubierto una ciudad encantadora y he pasado unas horas inolvidables. Gracias!!

1 comentario:

farnesion dijo...

Yo estoy viendome venir el final de mi empresa al igual que el buenorro del video. Espero que la sangre no llegue al rio, pero la cosa está "mu", negra.
Me enacantan tus reflexiones. Es lo que yo pienso pero bien escrito. Je,jejeje. Un abrazo, y ya nos conoceremos, que ya se que tenemos conocidos comunes