jueves, 23 de agosto de 2007

TENTENECIO

La Viagra para mañana…

Antes de nada una cosa.

Ann, Piscu y Farala, mil perdones por el costrón insoportable que he sido durante la Salamancada, como ya comenté en el quilombo, pero que público más tonto tengo, si vuelve a pasar…. me tiráis al Tormes sin la menor dilación.

El fin de semana en Salamanca, aunque mi cara no fuera el reflejo de lo que realmente me estaba pasando, me lo pasé genial, disfruté mucho y la universitaria ciudad me moló mogollón, no tanto como la panceta, chorizo, y costillas del Rancho. Sólo había estado por trabajo y nunca la había disfrutado turisteando un poquejo.
Tras el tenso viaje de Ann, atiborrándose de Tijuanas, la segura conducción de Farala y con la selección musical alfabetizada con la que Piscu nos deleitó dentro del Atos, entramos en Salamanca directos a la "modesta casa de Piscu", por decir algo, puesto que se trataba un palacio salmantino de impresionantes dimensiones que me alucinó por cada metro cuadrado, bárbara!!.
Una vez allí me dejo llevar por el “insurrealismo abstracto” de los cuadros que cuelgan de las paredes, pero hay dos obras en especial: “Mujer raptada por el cangrejo” que es lo más y un singular lienzo realizado en la más tierna infancia de Piscu “Torero”, torero tú, que eres más bonito que un San Luís.

“El moderno” que es lo más, “Esperpento” y “El Carmen” son los sitios elegidos por mis tres anfitriones para conocer la noche salmantina., no sin antes reunirnos con Lesbos y una compañera de profesión Rebeca que elogió mi Leica y me hizo sentirme un poquito importante…. baguettes y a la cama que ya es muy tarde.
El turisteo del día después, vino después de una espléndida comida con mucha "bechamel" de la mano de la termomix, la otra anfitriona, y del buen hacer de Piscu (lo que le estoy nombrando en la entrada de hoy).

Un paseo por Salamanca que comenzó caminando por el Puente Romano cruzando el Tormes, para terminar en la Pza. Mayor, pasando por El Archivo General de la Guerra Civil Española, El Museo de Art Decó de la Casa Lis, vista de lejos y que tiene unas estupendísimas vidrieras que me encantaron, La Catedral con su astronauta y el demonio que come helado…. y por supuesto, no podía ser menos, parada para que yo confundiera la Rana de la fachada de la Universidad de Salamanca, de un inconfundible estilo plateresco, con el muslo de lo que parecía una mujer en posición fetal, (gracias Farala, no la hubiera visto sin tu ayuda) y por último La Casa de las Conchas. También tuve que buscar, aquí sin problemas o casi, en otra fachada que no recuerdo, el hombre que se pajea esperando ser enculado….
Todo el paseo con las paradas correspondientes para beber cervecitas y comer unas, también estupendísimas, palomas y tortillas que parecían pasteles en La Taberna de Cervantes. Los chochos no los probé, así que tengo que volver.
Tentenecio es la calle escogida para una peculiar sesión de fotos, en la cual mi saber hacer como fotógrafo elogia con excelentes imágenes la esbelta figura de mis acompañantes, mientras que ellos a mí me retratan como a una paleta que nunca ha visto una luz que sale del suelo.
La próxima vez me llevo el cipote a ver si se apiada de mí y salgo bien en alguna foto, coño!!.
Lo más del momento el “pedoglobo” de Farala al ver mi postura de bidé posando para la afoto, lamentable.
El importunio se presentó en forma de pérdida, después del balanceo de las posaderas de Ann que se le torció la night, para terminar comiendo muchos encurtidos en la terracita de casa.
El griterio que producen los efluvios alcohólicos pidiendo que se les abra la puerta a las cinco de la madrugada, nos sobresaltan de nuestro sueño y Ann, (pese al riesgo que esto supone, he decidido que deje de ser "aquel que no debe de ser nombrado"), me abandona en mitad de la noche, costándome un poquito conciliar el sueño después del brusco despertar y por verme tan solito… ya sé que ronco y que la cama era minúscula…. pero te eché de menos hasta, claro está, que me quedé frito.

Obligado madrugón debido a la brillante luz que entraba por mi ventana y con la única compañía de un cafetito y de los gatos habitantes en la casa salmantina, me pongo a ver la película “El hombre que susurraba a los caballos” en la tele por cable mientras espero en silencio a que despierten los demás.
La nota cómica del día la puso en la sobremesa del domingo, una persona en forma de pitonisa, que nos contó que su gato había sido enviado a la tierra para cumplir una misión que estaba por encima de su raza, aftas me produje en la lengua de los mordiscos que la propiné para evitar reírme, ¡¡¡¡ es lo que tiene el viajá !!!

De regreso, de nuevo mil perdones, pese a la selección musical al más puro estilo de Broadway escuchando las canciones del musical RENT, mi silencio, sólo quebrado por las tímidas sonrisas que consigue arrancarme Ann, gracias guapo. Gracias a los tres por ser tan phenomenales.

Una vez aquí y tras una pequeña victoria en forma de firma de acuerdo de compromiso, para proteger las espaldas en mi currele… recibo la gran noticia: un nuevo y pequeño ser, estrena su vida y habita entre nosotros, ale!! otro sobrino arrimao…..bueno sobrina.
Candela, por lo visto, enorme, vió la luz el Lunes y Noemí no para de llorar, enhorabuena!! Aurora y Rober ¡ya sois padres!. Tengo ganas de dar un superabrazo a los abuelotes, en especial al abuelo Ángel que por fin y después de tanto tiempo llora de felicidad.
Disfrutad.

A más ver.
Joserra.

3 comentarios:

Ann O'Nadada dijo...

No estuviste nada seta, bobo. Para seta y subnormal yo.

Y en cuanto a la escapada nocturna a otra cama... Pues chico, ¡es lo que hay! :P

Besos en las ingles y mucho ánimo.

Farala dijo...

Cómo molan los nacimientos.

Respecto a este comentario anterior, ¿está Ann haciendo eso típico de "no bobo, yo más"? Por favooooooooooooor, el azúúúúúúúúcaaaaar!!!

En serio te viste "El hombre que susurraba a los caballos"? Qué valor.

Oye, ya nos hemos enterado de lo tuyo. Vaya tela...

Joserra busca su sitio dijo...

Bueno, pero y lo que nos gusta el ¡¡¡¡¡¡¡¡azúúúúúúúcccccaaaarr!!!!!!!